Observancias Regulares

 

Observancias Regulares

son las que favorecen el fiel cumplimiento de las Observancias fundamentales:

 


Clausura “El apartamiento del mundo, en realidad y en espíritu, con que las Monjas, como las vírgenes prudentes, esperan a su Señor, las libera de las preocupaciones de este siglo para dedicarse de todo corazón a la contemplación del Reino de Dios, Esta vida oculta les abrirá la comprensión de la anchura, altura y profundidad de la caridad de Dios, que envió a su Hijo para que por Él se salve el mundo.” (LCM N° 36)

Celda “ La celda monástica no sólo es un lugar de descanso, sino como un claustro dentro del claustro, un cuarto cerrado de oración escondida y, además, un lugar para la lectura espiritual, la meditación y el estudio o trabajo especial” (LCM N° 50)

Silencio “El bienaventurado Domingo “raramente hablaba sino con Dios, es decir, orando, o de Dios, y sobre esto amonestaba a los hermanos”. Las monjas, meditando estas cosas en su interior hagan de su casa y especialmente de su corazón, un lugar de silencio”. (LCM N° 46, I)

Hábito “El hábito de las monjas, signo de su consagración y testimonio de pobreza, consta de túnica blanca, ceñida con una correa con rosario, escapulario blanco, velo y capa negra” (LCM N° 59)


Trabajo “Porque la ociosidad es enemiga del alma y madre y nodriza de vicios, ninguna permanezca ociosa en el claustro, sino que siempre, a ser posible, esté ocupada, porque difícilmente es vencido por la tentación quien se ejercita en algo bueno. Por tanto, exceptuando las horas que deben emplear en la oración, en la lectura, en la preparación del Oficio Divino o del canto, o instrucción, dedíquense todas cuidadosamente al trabajo manual, conforme determine la Priora”. (LCM N° 103)


Obras de Penitencia “Practiquen las monjas la virtud de penitencia, sobre todo cumpliendo con fidelidad todo lo que comprende su vida” (LCM N° 61, II)

Mesa “Las monjas, así como participan juntas en la fracción del pan eucarístico, así también su comida corporal sea signo de comunión fraterna” (LCM N° 54, I)